Fernando de Castilla Fino en Rama.

D.O.: Jerez.
Bodega: Fernando de Castilla.
Uva: Palomino Fino.
Crianza: Tiene un envejecimiento de 6 años.

De una bodega jerezana relativamente nueva llega este Fino en Rama. Embotellado por primera vez a mano por Drake’s Tobanco en 2013, más que la versión en rama de su Fino Clásico, es un combinación entre sus dos finos, Antique y Clásico, intenso y goloso, lleno de vida.

La bodega jerezana que rinde homenaje al rey castellano que conquistó buena parte de Andalucía en el siglo XIII –descubriendo las cualidades excepcionales del suelo y clima para producir vinos de calidad– nació en el año 1972, por iniciativa de la familia Andrada Vanderwilde, con larga tradición vinícola en la región. Aunque en un principio la marca se creó con el objetivo de producir brandies excelsos, más tarde fue incorporando a su gama vinos generosos, de notable calidad. En el año 2000 fue adquirida por el empresario noruego Jan Pettersen, quien amplió la producción comprando las instalaciones de las bodegas José Bustamante, que pertenecieron al Grupo Sánchez Romate. Actualmente, es una de las escasas bodegas del marco de Jerez que ha conseguido mantenerse al margen de los grandes grupos.

La frase “en rama”, se viene utilizando desde hace ya mucho tiempo, con ella nos estamos refiriendo a un vino en su estado más natural, elegante, aromático lleno de carácter y alma.
Si recordamos un poco, en la elaboración del vino normalmente se realiza un proceso de estabilización, filtrado y clarificado; esto provoca que se pierdan determinadas sustancias, aromas que se quedan en la fase de clarificación y en los propios filtros utilizados.
En el caso de los FINOS, la crianza se desarrolla bajo una capa de levaduras (“la flor“), que nace de manera espontánea y que interactúa con el vino durante su crianza por un mínimo de cinco años. Una vez pasado ese período, el FINO pasa a ser filtrado y clarificado para quitar restos de levaduras en suspensión que podrían dar un aspecto turbio al vino. Si esta última fase no la llevamos a cabo estaríamos hablando de un “FINO EN RAMA”.
Uno de los consejos más habituales es que, antes de la apertura de las botellas, se debe conservar en lugar seco y con una temperatura estable de 10o a 12o. Con estas temperaturas lograríamos que el vino precipite de forma natural sedimentos y partículas de flor y así tras uno o dos días de reposo, disfrutaríamos de un buche con los cinco sentidos. Todo esto teniendo en cuenta que lo deberíamos consumir en los tres primeros meses después de embotellado, y una vez abierta la botella, lo antes posible.

Precio de la botella en tienda de 37,50 cl: aprox. 15 €

Precio de la botella en restaurante de 37,50 cl: aprox. 25 €

Precio por copa: aprox. 5 €

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR